Me di cuenta que sólo necesitaba TRES cosas: una sonrisa, una caricia y una palabra de esperanza. Me di cuenta de que cuando regalo una sonrisa la gente se alegra y sonríe. Me di cuenta de que con una caricia la gente se reconforta y sonríe. Me di cuenta de que con una palabra de esperanza la gente abre los ojos y sonríe. Me vi entonces rodeado de «cosas» y ninguna de ellas provocaba en la gente una sonrisa. Desde entonces y como se merecen me despido de las «cosas» pues como vinieron se van: con una sonrisa, una caricia y una palabra: Gracias.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados