En un vaso, un plato, una cazuela, una habitación,  una casa…nos fijamos en lo que podemos tocar y ver, pero no es lo tangible lo que le da su sentido, sino el espacio que el contenedor contiene, lo invisible, inamprensible,  lo intocable, ese espacio vacio es la esencia y el sentido de su existencia.

Así es la vida también, nos fijamos en lo tangible y se nos olvida que nuestro cuerpo solo es el contenedor y que su verdadera función es contener lo intangible, invisible, intocable e inamprensible y que el espacio vacio es nuestra esencia. Lograr vaciarse de lo tangible para ser solo lo intangible.

Ser desde lo intangible.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados