Perdonar se ha configurado como un derecho excepto para muchas religiones, como el cristianismo, que es una obligación, un deber.

Perdonar puede describirse de muchas maneras y vivirse de otras tantas.

Es una capacidad innata del ser humano. Requiere voluntad. Implica a los recuerdos, que carga con energía.

Como energía el perdón es de las más poderosas. Sanadora y liberadora.

Ser perdonado y perdonar son sus dos facetas. Quien se perdona acaba perdonando a los demás. Más es la primera tarea saberse perdonar a uno mismo para no llenar la vida de recuerdos cargados de energía contractiva, limitante y amarga.

Hay quien no se perdona. Diferente al irresponsable inconsciente. Quien se perdona reconoce sus actos y consecuencias para luego aprender  soltar y olvidar.

La misericordia y la compasión con uno mismo representan el camino del perdón. Es el perdón más sublime y energizante, el que proviene del autoreconocimiento.

Deja un comentario


*

Ver más

  • Responsable: Julio de la Torre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados