Los del «Ojalá».
Ojalá no me hubiera casado.
Ojalá tuviera más dinero.
Ojalá fuera más alto y guapo.
Ojalá echaran a mi jefe.
Ojalá…

La vida del Ojalá es siempre limitante al presente pues pasa su mente el tiempo imaginando y provocando con ellos impropios sentimientos del ahora.

Para quien quiera vivir el presente, el ahora, es necesario que se habitúe, que genere hábitos que mantengan a la mente ocupada en el presente. Para ello la Vida cotidiana y ordinaria es todo un filón. Está llena de posibilidades. Al levantarse, al ducharse, desayunar, caminar, trabajará, comer, divertirse y entretenerse, al acostarse…todo el día está llena de momentos en los que habituar a la mente a estar presente.

Más quien vive en Ojalá pasa la vida fuera del presente, en mundos inexistentes, provocando con ello pensamientos y sentimientos inadecuados al momento que vive. Llenando el ahora de ellos y generando un desequilibrio en su propia vida.

Ojalá es un Estado Independiente en la que a veces vivimos demasiado tiempo olvidando el Estado Presente que no es independiente de lo que pasa, pues lo que pasa, es, y, lo que ojalá pase, no es.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados