LO QUE BASTA.

Encontrarlo sería el final.

Bastaría.

No haría falta más.

Garantizarse de por vida la plenitud.

Nuestra mente ya está elucubrando la imposibilidad de este planteamiento. Ha decretado que no es posible.

Desde este punto de partida no encontrarlo no depende tanto de que no exista como de que ya hemos decretado mentalmente su inexistencia.

Si por el contrario confiamos en su existencia y lo buscamos lo encontraremos.

Tener una mente entrenada para la confianza o abandonada y automatizada en la desconfianza. La mente no elige, pues su misión es preservar y le basta lo que ya tiene y por eso le cuesta tanto aprender, salir de su zona de confort.

La confianza requiere entrenamiento.

LO QUE BASTA existe. No es nada terrenal pues todo lo terrenal es efímero y lo efímero por definición no basta. Está más allá de lo que la mente puede abarcar y por ello es su esencial enemigo. Todo lo que no precise de la mente se considera imposible por la propia mente.

Atreverse a incorporar un plan de entrenamiento en la confianza es la clave. Pero antes debemos contestar la pregunta: ¿La confianza en que o quién?.

Deja un comentario


*

Ver más

  • Responsable: Julio de la Torre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados