A todos nos gusta ganar. Nos han enseñado a ganar. Estamos programados para ganar. Marcamos metas y deseos y vamos en pos de ellos compitiendo con quien pretenda ser un obstáculo. Esta programación natural ha de ser modulada para que no convirtamos la vida en una experiencia pugilistica, un combate contínuo.

Hay que luchar por lo que quieres.
Hay que luchar por lo que amas.

Gritos de esta guerra fraticida en que se convierte la vida si se lleva a sus últimas consecuencias.

Siempre existirá una razón para mantener la lucha. La mente las buscará y encontrará.

¿Qué hacer entonces?. O seguir luchando o rendirse.

No estamos educados para rendirnos. No estamos programados para claudicar.

¿Qué es rendirse? Esa es la cuestión. Es sólo una palabra. Una palabra que no sabemos manejar.

Ganar es otra palabra con gran poder. Y rendirse tiene aún más poder si se sabe manejar con la honda profundidad que tiene en Desarrollo Personal.

Si todo lo queremos ganar habrá derrotas.

Si nos rendimos ante el mundo éste proveerá de victorias de manera continúa. Y no podemos decir que no es verdad porque no lo hemos experimentado.

¿Te atreves a rendirte para ganar?

Deja un comentario


*

Ver más

  • Responsable: Julio de la Torre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados