Cuando nuestro corazón queda conmovido es cuando nos percatamos de la necesidad.

Si te lo cuentan, si te lo dicen, no es lo mismo. El corazón tiene que verlo. La vista juega un papel fundamental en la aparición de experiencias:»Si no lo veo no lo creó.»‘

De esta manera se explica como la televisión logra más eficazmente sensibilizarnos que la radio o un periódico.

Nuestro corazón es tocado por una realidad que no imagina y genera el sentimiento de atención, sí, de atención, prestó atención a la realidad que veo y me desgarra. Será luego la mente la que comience a generar pensamientos y éstos sentimientos de muy diverso cariz, tristeza, irá, sorpresa, asco…Ante la misma imagen nuestras «reacciones,» son diferentes.

Suele ocurrir que a nuestro alrededor no solemos percatarnos de la necesidad. Todo se ha vuelto tan habitual y cotidiano que no vemos más allá, de ahí que se diga en muchas tradiciones de sabiduría que nos comportamos como verdaderos ciegos.

Las necesidades siempre existen a nuestro alrededor. Para alcanzar a verlas debemos entrenar la atención plena y la escucha activa. Cuando adormecemos estas actitudes nuestro corazón queda aletargado y vive de sobresaltos. Esta manera de gestionar el corazón da lugar a esa sensación de que la sociedad entera está dormida e insensible a las necesidades de los que nos rodean.

En Desarrollo Personal la Inteligencia Cardíaca para la práctica de la Atención Plena y la Escucha Activa son asignaturas obligatorias. Entonces y sólo entonces veremos, si veremos, que el primer necesitado es uno mismo, pues «la caridad empieza por uno mismo» como dicen los abuelos y de esta manera, aceptando lo mío, puedo luego aceptar lo de los demás y acompañarlo.

Las necesidades humanas están siempre presentes es cuestión de vista, de buena vista, de mirar con el corazón.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados