COMO PAPEL ARRUGADO.

Coge un papel y aprietalo con la mano hasta que quepa en un puño.  Luego intenta devolverlo a su estado original. Imposible verdad, como mínimo quedan las arrugas y por mucho que me esmere es imposible volver a tener la textura original.

Pues así ocurre con nosotros mismos cuando nos tratamos sin piedad con una excesiva y prolongada exposición a energías provocadas por sentimientos muy contractivos como la tristeza, la ira o el miedo…

Detrás de nuestros pensamientos viene la energía que provocan y supone la exposición a poderosas fuentes de vida o muerte.

No hace falta el mundo. Solo nos hacemos falta nosotros mismos para crear cielo o infierno en nuestras vidas.

Hemos sido criados y educados en la mente y con palabras se forjan los pensamientos. No nos han enseñado más. Y hay más.

Aprender a comunicarnos sin pensamientos y palabras será el reto de las futuras generaciones al igual que cuando se creó el lenguaje o la escritura durante mucho tiempo existieron analfabetos, ahora, hoy, nos enfrentamos a un nuevo aprendizaje. Ni más ni menos que estar y hacer desde el Ser sin palabras. Será necesaria la consciencia y la consciencia nos dará la posibilidad de darnos cuenta y al darnos cuenta podremos arrugar cada vez menos papeles en nuestra vida.

Conocer la nueva forma de comunicarse será lo que diferencie en el futuro a los hombres y mujeres. ¿Cuándo quieres comenzar tu aprendizaje?

Deja un comentario


*

Ver más

  • Responsable: Julio de la Torre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados