Cuentan que un ateo fue atacado por el monstruo del lago Ness.

En ese momento le pidió a Dios que le ayudara y éste le preguntó sorprendido:

«Pensé que no creías en mí» a lo que el ateo le respondió:

«Tampoco creía en el monstruo del lago Ness».

Tenemos la posibilidad de cambiar hasta las más profundas creencias y pensamientos.

Hacerlo con agilidad puede suponer una rápida adaptación al entorno y las circunstancias.

SIEMPRE ADELANTE.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados