VENTISIETE

«Los demás me importan un bledo.»

Tenemos grabado y automatizado que cualquiera puede ser un rival, un enemigo. Miles de años de evolución aún mantienen el rastro de un cerebro reptiliano y una plataforma de emociones básicas que nos alertan de manera relámpago acompañada de un juicio. Este mecanismo se produce aún cuando no eres consciente del mismo.

Puedes abandonarte en el automatismo o puedes hacerlo consciente.

Quién consciente camina parará muchas veces, en muchas ocasiones por atender al hombre y la mujer que al borde del camino se encuentra necesitado de ayuda. Su automatismo ha quedado debilitado por una consciente gestión de su inteligencia cardiaca que le permite poner por delante de él a los demás.
No se busca en el camino asimismo busca el servicio a los demás y es donde encuentra el amor que es y representa en el mundo.

Más si aún no hemos hecho consciente el automatismo de supervivencia seguiremos controlados por él, que sólo busca su protección y beneficio, produciendo el ensimismamiento y viendo en todos y en todo un rival, un enemigo…y es tan sutil, rapido y silencioso que todos lo negamos, más se ha demostrado que así funciona en todos los hombres y mujeres.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados