Dicen que un Maestro Zen Intentaba salvar a un Escorpión de ahogarse en un río y cada vez que lo intentaba  el Escorpión le picaba, pese a lo que el Maestro seguía intentándolo. Su alumno le observaba y le preguntó sorprendido porqué lo seguía intentando y el Maestro respondió:
La naturaleza del Escorpión es propensa a la violencia.
Mi naturaleza es propensa a la compasión.

La reflexión requiere consciencia. Si nuestra naturaleza es propensa a la violencia, nuestra química será violenta, evitará la reflexión y por ello la consciencia.
El hombre aún lleva consigo la herencia del animal del que descendemos. Superar nuestros más primitivos impulsos e instintos mediante la educación y la reeducación es una total necesidad para el desarrollo humano.
Ha existido y existirá la violencia en el mundo. Ningún civilización, cultura o religión ha logrado erradicarla. No es el camino luchar contra ella. Es el camino de la Paz, de la educación y la cultura de la Paz, la semilla que entregada a cada uno de nuestros hijos será la garantía de una futura cosecha de Paz en sus vidas. Hoy estamos más cerca pero queda mucho trabajo que hacer.
SIEMPRE ADELANTE.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados