La vida es como una botella de vino, tiene un límite, y lo llenas cada día, cada momento, tu eliges las uvas, cuidas la vid, vendimias, lo maceras y finalmente lo incorporas a la botella. Lo catas y decides: Bueno o Malo.

Lo mejor es que puedes tirar el vino y llenarlo de otra añada.

No confundamos el vino con la botella.

Elijamos bien las uvas, cuidemos de la vid, vendimiemos, maceremos y finalmente tendremos el vino de nuestra vida, el que merece nuestro sello de calidad personal e intransferible.

Recordemos, solo tenemos que vaciar la botella cuando el vino no nos guste y repetir tantas veces como sea necesario.

FELIZ CATA AMIG@S.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados