El mas famoso es el de Belén. Después está el de mi casa en la calle Gómez de Liaño de Peñaranda de Bracamonte donde de pequeño jugaba hora interminables.

Pequeños rincones de vida, con una luz mágica y transformadora.

Volver al portal, volver a ese rincón, para empaparnos y llenarnos de esa luz.

En nuestra vida pasada y durante la infancia existen esos rincones que si sabemos recuperarlos desplegarán en el presente la fuerza con la que fueron creados en el pasado.

Para encontrarlo no basta la memoria, recurso de la mente, es necesario el recuerdo, que anida en el corazón.

La estrella siempre marca el camino de regreso. Busca la tuya. Para encontrarla deberás dejar de mirar al suelo y levantar la vista al cielo.

Siempre Adelante.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados