LA INDIGNACIÓN

Sentirse indignado es uno de los sentimientos más poderosos que existe. Con fuerza y motivación es como un tambor que resuena y llama a emociones como la ira o la tristeza.

Es propia de varios personajes mentales del Ego.

Comienza por una percepción de la realidad que no encaja con nuestros valores: El Juez.

Al estar en juego nuestros valores defenderlos es divisa y motivo más que suficiente para su defensa a ultranza: El caballero andante.

Para que los demás entiendan nuestro estado hacemos proselitismo: El político.

Intentamos remover lo que ha provocado mi indignación, convenciendo o venciendo: El guerrero.

Finalmente o ganas: el lider.

O sales derrotado: la víctima.

En la consciencia plena del Ser la indignación permite observar cada fase, cada personaje y poder analizar serenante estas  perspectivas:

1.El mapa no es el terriotiro.

2.Mi verdad no es La Verdad.

3.¿Para que ha surgido este sentimiento que quiere enseñarme de mi mismo?

Y desde la consciencia serenamente dedicir lo que hay que hacer, lo que voy hacer.

De esta manera respondo y de otra simplemente reacciono.

Un pueblo indignado, una sociedad indignada no es más que la suma de personas indignadas.

Que ante la indignación sepamos responder conscientemente.

SIEMPRE ADELANTE

Deja un comentario


*

Ver más

  • Responsable: Julio de la Torre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados