Ir a descargar No sólo el Planeta, sino nuestro propio organismo está formado en un 70% por agua. Su existencia es vida, su ausencia, muerte.Su potencial benéfico no sólo radica en su idoneidad para aplacar la sed, pues pensemos en cuantos usos tiene y le damos en nuestras vidas (bebida, comida, esterilizante, limpieza, energía…) Recientes estudios han demostrado la influencia que sobre ella tienen las emociones de las personas. Es como si el agua fuera un archivo energético y emocional que puede ser gestionado. Parece que puede ser modificada en su estructura molecular por acción de nuestros pensamientos y emociones.Por tanto, si somos agua, si el agua tiene efectos benéficios y tiene memoria al responder a estímulos emocionales es indudable que nos encontramos con una herramienta de gran potencial. Podemos influir en nuestro bienestar corporal simplemente con un uso inteligente y adecuado del agua. Se trata de una herramienta más para alcanzar y atrapar la felicidad.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados