No hay nada que produzca más desatención que tener prisa.

Quién tiene prisa sólo tiene una cosa: Prisa y es lo único que puede dar: prisa.

Tener en prisa es priorizar, establecer una Meta inmediata, cercana en el tiempo.

Se desborda el cuerpo, su corazón late acelerado, sólo pienso en la posibilidad de llegar o no llegar, me hago bipolar, y, las emociones se disparan llegando también a desbordarse.

«No me enteré de nada es que tenía mucha prisa….» decimos muchas veces.

Las prisas nos dejan sordos, ciegos e insensibles al entorno.

Es un gran campo de pruebas para practicar mindfulness.

¿Quién tiene prisa ahora?

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados