La vida como entidad energética es puro equilibrio.

La búsqueda en cada momento de ese equilibrio es la función de nuestro organismo vital.

El desequilibrio provoca la necesidad de medidas de ajuste para volver al equilibrio, mas nuestra mente a veces, muchas veces, demasiadas veces provoca que nos quedemos estancados en la fase de adaptación y no salgamos nunca de ella prolongado la misma lo que supone no recuperar el equilibrio.

Quién estresado vive no avanza, está estancado y al no progresar la energía que es se convierte en su peor enemigo pues quiere seguir su camino al equilibrio natural y lo hará a muy alto precio para la salud.

El estrés es una respuesta natural, temporal y automática que convertimos en muchas ocasiones en un modo de vida que aceptamos como algo cotidiano.

Recuerda SUELTA y FLUYE.

Siempre adelante.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados