DESEOS

Sostener un deseo puede acabar con nuestra serenidad.

Toma un vaso de agua y llenalo hasta la mitad agarralo con la mano y con el brazo recto  sostenlo. Al principio será fácil pero al cabo de un tiempo se hará insostenible. Acabará con tu fuerza y paciencia.

Así los deseos sostenidos en el tiempo, así los deseos a los que nos aferramos con fuerza.

Mantener el equilibrio en el liviano y sutil instante en que aparecen y desaparecen.  Ser consciente de su aparición, existencia y desaparición. Poner atención a los sentimientos que provoca la aparición del deseo.

El deseo y los deseos son una fuerza poderosa más aprender a relacionarnos con ellos es una de las claves de la felicidad.

Deja un comentario


*

Ver más

  • Responsable: Julio de la Torre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados