A ti que sueltas,  que deslizas con ternura tu mano sobre la palma de quien durante tantos años compartió amor y ternura.

A ti que respiras consciente el momento de la despedida y lo haces entre lagrimas esbozando una sonrisa.

A ti que cruzas las puertas y no te quedas a vivir entre ellas. Que te despides del viejo y a la vez saludas al nuevo horizonte.

A ti te digo SIEMPRE ADELANTE.

Y aquí en la vereda del camino encontrarás una tenue luz: Es mi lámpara amigo.

Deja un comentario


*

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Julio de la Torre.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Julio de la Torre.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados