ALEGRE SIN MOTIVO
«No se de que te ríes» solemos decir. Y es que nacemos para la alegría. Es nuestro estado natural.
Es la mente la que luego juzgando y analizando en exceso crea situaciones exentas de alegría. El entorno puede provocarnos también situaciones contractivas y perder la alegría pero es otra vez la mente la que interpreta.
Nacidos para la alegría.
Seres de alegría.
Hay quien ya lo juzga como imposible,  hay quien no se lo cree, hay quién duda.¿Y quien juzga, cree 
o duda si no es la mente.?
Ya nos contaron que:
«Fuisteis expulsados del paraíso por comer del árbol del que brota la manzana que permite distinguir el bien del mal y permite conocer la ciencia. Juzgar y racionalizar en exceso.»
Es la mente la que te aleja del paraíso.
Ser alegre es SER no necesito más motivo que SER.


Deja un comentario


*

Ver más

  • Responsable: Julio de la Torre.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Artículos relacionados